Oración De Tomás De Kempis (1380-1471)

Dios, Padre nuestro, somos extremadamente frágiles e indispuestos a toda empresa virtuosa y galante. Fortalece nuestra debilidad, te suplicamos, para que podamos hacer valientemente en esta guerra espiritual; ayúdanos contra nuestra propia negligencia y cobardía, y defiéndenos de la traición de nuestros corazones infieles. por amor a Jesucristo.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies