Oración El Sufrimiento Como Disciplina

Henry Suso, O.P. (ca. 1295-1366)

Señor, puedo ver claramente que tú eres la única y verdadera fuente de sabiduría, ya que sólo tú puedes restaurar la fe y la esperanza a un alma en duda y desesperada. En tu Hijo, Jesús, me has mostrado que hasta el sufrimiento más terrible puede ser hermoso, si es en obediencia a tu voluntad. Y así el conocimiento de tu Hijo me ha permitido encontrar alegría en mi propio sufrimiento. Señor, mi querido Padre, me arrodillo hoy ante ti, y te alabo fervientemente por mis sufrimientos presentes, y te doy gracias por los sufrimientos incontables del pasado. Ahora me doy cuenta de que todos estos sufrimientos son parte de tu amor paterno, en el que me castigas y purificas. Y a través de esa disciplina te miro ahora sin vergüenza ni terror, porque sé que me estás preparando para tu reino eterno.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies