Oración Por Los Que Amamos

San Ambrosio de Milán (339-397)

Señor Dios, no podemos esperar para los demás nada mejor que la felicidad que deseamos para nosotros mismos. Por lo tanto, os lo ruego, no me separéis después de la muerte de aquellos a quienes he amado tiernamente en la tierra. Concédeme que donde yo estoy, ellos estén conmigo, y que yo pueda disfrutar de su presencia en el cielo después de haber estado tan a menudo privado de ella en la tierra. Señor Dios, te pido que recibas a tus hijos amados inmediatamente en tu corazón vivificador. Después de esta breve vida en la tierra, dales felicidad eterna. Amén.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies