Oración San Carlos Borromeo (1538-1584)

Patrón de la Pontificia Universidad Gregoriana, Patrón de los Seminaristas

Memorial, 4 de noviembre

«Hermanos míos, debéis daros cuenta de que para nosotros, los eclesiásticos, no hay nada más necesario que la meditación. Debemos meditar antes, durante y después de todo lo que hacemos. El profeta dice: Rezaré, y entonces entenderé. Cuando administre los sacramentos, medite en lo que está haciendo. Cuando celebren la Misa, reflexionen sobre el sacrificio que están ofreciendo. Cuando ores el Oficio, piensa en las palabras que estás diciendo y en el Señor a quien estás hablando. Cuando cuides de tu pueblo, medita en la sangre del Señor que los ha lavado. De esta manera, todo lo que haces se convierte en una obra de amor. Así podremos superar fácilmente las innumerables dificultades que tenemos que afrontar día tras día y que, al fin y al cabo, forman parte de nuestro trabajo: en la meditación encontramos la fuerza para hacer nacer a Cristo en nosotros mismos y en los demás hombres». (Oficio de Lecturas, 4 de noviembre)

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies