Oración San Juan Vianney (1786-1859)

Santo Patrón de los Párrocos (1929)

Memorial, 4 de agosto

Te amo, oh Dios mío. Mi único deseo es amarte, hasta el último suspiro de mi vida. Te amo, oh Dios infinitamente amado, y prefiero morir amándote, que vivir por un instante sin ti. Te amo, oh Dios mío, y sólo deseo ir al cielo, para tener la felicidad de amarte perfectamente. Te amo, oh Dios mío, y mi único temor es ir al infierno, porque uno nunca tendrá el dulce consuelo de amarte allí. Oh Dios mío, si mi lengua no puede decir en todo momento que te amo, al menos quiero que mi corazón te lo repita tantas veces como respire. Ah! Hazme la gracia: sufrir amándote, amarte a ti sufriendo. Y que cuando muera, no sólo te amaré, sino que lo experimentaré en mi corazón. Te ruego que cuanto más me acerque a mi fin último, aumentarás y perfeccionarás mi amor por ti. Amén.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies