Oración Santa Teresa De Lisieux (1873-1897)

Teresa del Niño Jesús, “La Pequeña Flor”

Memorial, 1 de octubre

“Me he dado cuenta de que quien se compromete a hacer cualquier cosa por el bien de las cosas terrenales o para ganarse la alabanza de los demás, se engaña a sí mismo. Hoy una cosa agrada al mundo, mañana otra; y lo que se alaba en una ocasión se denuncia en otra. Bendito seas, Señor mío y Dios mío, porque eres inmutable por toda la eternidad. Quien os sirva fielmente hasta el final, gozará de la vida sin fin en la eternidad. Amén.”

Oh, Señor, tú que dijiste: Si no os volvéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos; conceded, os rogamos, que con humildad y sencillez de corazón sigamos de tal manera a la bienaventurada Virgen Teresa, que obtengamos la recompensa eterna. Que vive y reina mundo sin fin. Amén.

Oh sierva de Dios, Santa Teresa del Niño Jesús, quien en tus últimos momentos dijo: Pasaré mi cielo haciendo el bien en la tierra, me apresuraré a dejar caer sobre mí una lluvia de rosas que

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies