Oración Treinta Días De Oración A San José Por Cualquier Intención Especial

Siempre bendecido y glorioso José, padre bondadoso y amoroso, y amigo servicial de todos los afligidos. Tú eres el buen padre y protector de los huérfanos, el defensor de los indefensos, el patrón de los necesitados y afligidos. Mírame amablemente cuando te lo pida. Mis pecados han provocado en mí el justo desagrado de mi Dios, y por eso estoy rodeado de infelicidad. A ti, amoroso guardián de la Familia de Nazaret, voy por ayuda y protección.

Escuchen, entonces, les ruego, con preocupación paternal, mis oraciones sinceras, y obtengan para mí los favores que les pido.

Lo pido por la misericordia infinita del eterno Hijo de Dios, que lo movió a tomar nuestra naturaleza y nacer en este mundo de dolor.

Os lo pido por el cansancio y el sufrimiento que sufristeis cuando no encontrasteis en la posada de Belén refugio para la santa Virgen, ni una casa donde pudiera nacer el Hijo de Dios. Entonces, siendo rechazado en todas partes, tenías que permitir que la Reina del Cielo diera a luz al Redentor del mundo en una cueva.

Lo pido por la hermosura y el poder de ese Nombre sagrado, Jesús, que tú conferiste al adorable niño.

Te lo pido por la dolorosa tortura que sentiste en la profecía del santo Simeón, que declaró al Niño Jesús y a su santa Madre futuras víctimas de nuestros pecados y de su gran amor por nosotros.

Te lo pido a través de tu dolor y dolor de alma cuando el ángel te declaró que la vida del Niño Jesús fue buscada por Sus enemigos. De su malvado plan tuviste que huir con Él y con Su Santísima Madre a Egipto. Lo pido por todo el sufrimiento, el cansancio y las fatigas de ese largo y peligroso viaje.

Le pido con todo su cuidado que proteja al Sagrado Niño y a Su Inmaculada Madre durante su segundo viaje, cuando se le ordenó que regresara a su propio país. Te lo pido por tu pacífica vida en Nazaret, donde te encontraste con tantas alegrías y penas.

Te lo pido por tu gran angustia cuando el adorable Niño se perdió para ti y para Su Madre durante tres días. Te lo pido por tu alegría al encontrarlo en el Templo, y por el consuelo que encontraste en Nazaret, mientras vivías en compañía del Niño Jesús. Lo pido por la maravillosa sumisión que Él mostró en Su obediencia a ustedes.

Lo pido por el perfecto amor y conformidad que habéis mostrado al aceptar el orden divino de alejarse de esta vida y de la compañía de Jesús y de María. Te lo pido por la alegría que llenó tu alma, cuando el Redentor del mundo, triunfante sobre la muerte y el infierno, entró en posesión de Su reino y te condujo a él con honores especiales.

Lo pido a través de la gloriosa Asunción de María, y a través de esa felicidad sin fin que tenéis con ella en la presencia de Dios.

Oh, buen padre! Te ruego, por todos tus sufrimientos, penas y alegrías, que me escuches y me obtengas lo que te pido.

(haga su petición)

Obtengan para todos aquellos que han pedido mis oraciones todo lo que les es útil en el plan de Dios. Por último, mi querido patrón y padre, acompáñame a mí y a todos los que me son queridos en nuestros últimos momentos, para que podamos cantar eternamente las alabanzas de Jesús, María y José.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies